De director de Finanzas a CEO: cómo llegar a número uno

E-mail Print PDF

Once CEO que fueron directores de Finanzas contaron cómo llegaron a comandar el negocio. Y qué cosas todavía les faltan.

La posición de quien dirige las finanzas de una compañía es, sin dudas, estratégica: toda la información sensible pasa por sus manos. Pero eso no alcanza para pegar el salto hacia el sillón del número uno: ver más allá de los números y tener habilidades "blandas" para el liderazgo forman parte del combo imprescindible para transformarse en CEO.

Convocados por la red de auditoría, impuestos, outsourcing y consultoría BDO y el Instituto Argentino de Ejecutivos de Finanzas (IAEF), once líderes de empresa -que antes fueron directores de Finanzas- debatieron sobre las fortalezas y debilidades de esa posición a la hora de postularse para conducir una empresa.

"Así como en empresas industriales hay una mayor proporción de CEO que vienen de la gerencia de producción, o en las empresas de servicios los que llegan desde las áreas comerciales, el CFO tiene más probabilidad en empresas reguladas ya sea por bolsa o por organismos de control", dice Claudio Doller, socio de BDO Argentina. Allí donde se opera un negocio bajo las restricciones de la regulación "ahí es donde se destaca más la figura del director de Finanzas en la organización", agrega.

A pesar de esta tendencia, en la reunión había variedad de sectores representados. "Todos los que llegaron a CEO lo hicieron desde la curiosidad", destaca como balance Doller, que fue uno de los moderadores del encuentro. "En el ejercicio de la función contable, tenés una posición estratégica ya que la contabilidad es el centro de la información de la compañía: por allí pasan todas las transacciones", describe. "La curiosidad implica no solo recibir y generar información para cumplir con los requerimientos, sino ver qué hay detrás de esa información o cómo se puede generar un cambio en la compañía a partir de ella", agrega Doller.

“Tradicionalmente el rol de CFO ha sido más bien técnico, con mucho foco en la administración, la eficiencia, el control interno y reporting”, analiza Alejandro Morales, CEO de Gestión Compartida. “Pero en los últimos años ese rol ha mutado para convertir al CFO en un líder estratégico y clave en el desarrollo del negocio. Hoy está presente en todas las áreas de la organización, trabajando muy cerca del CEO e influyendo en las decisiones de la empresa”.

Habilidades

A la hora de evaluar por qué un CFO puede llegar a ser CEO, Osvaldo de la Fuente, CEO de Roche, aseguró que "se tienen en cuenta la capacidad de estrategia y el liderazgo". Es que las llamadas "habilidades blandas" son cruciales para cualquier líder.

En este sentido, Sergio Redo, CEO de Agrofina, enfatizó que "son los equipos los que sacan al frente las cosas, no las personas". Por eso es fundamental que quien lidera pueda "identificar las fortalezas y debilidades para que el equipo en conjunto pueda generar buenos resultados". Por su parte, Pablo Villalba, CEO de La Martina, opinó que "la flexibilidad y la visión de ver hacia dónde va el mundo es una de las características de alguien que lleva adelante una compañía".

En todos los casos, el desarrollo de estas habilidades no técnicas representó un desafío, como para José Ignacio Giraudo, CEO de Acindar: Mi gran desafío fue trabajar la capacidad de comunicar en sectores o áreas distintas a las que yo estaba acostumbrado. Tenía que hacerles entender, involucrándolos, de qué manera aportaban al objetivo de tener buenos resultados".

En el caso de Redo, "fue fundamental escuchar a las personas que tienen otras habilidades", dijo. Y Guido Alberto Carinelli, CEO de Violetta Fabiani Cosméticos, opinó que el líder "es el que más entusiasmo contagia y el que saca las pasiones de cada uno: ese es su gran trabajo".

Otra de las habilidades que hay que cultivar, según Olga Petroni, CEO de Alvear Palace Hotel, es la de estar siempre predispuesto a resolver el problema del otro: "escuchar, tener vocación de servicio, de ponerse en el lugar del otro", enfatizó.

Otro tema que surgió en el encuentro fue el de la innovación: "El CFO que es proactivo, que ve desde dónde está llegando la innovación y desde ahí ayuda a ver qué camino estratégico tomar, se va formando como líder", sintetiza Doller.

--
Fuente: clarin.com